decripcion1

Blog personal de Ester y Joel sobre su travesía en bici por Japón durante Septiembre 2015

lunes, 12 de octubre de 2015

Adiós bicicletas (o cómo enviar tu bicicleta al aeropuerto por mensajería)

Aun en Takatsuki, entre Kyoto y Osaka, y ayudados por nuestros anfitriones, descubrimos que la manera más conveniente para enviar nuestras bicicletas a Tokyo sería por mensajería; el propio aeropuerto de Narita cuenta con un par de servicios de mensajería que se especializan en transportar equipaje desde cualquier parte de Japón directamente hasta el aeropuerto, en un par de días. Solo tendríamos que empacarlas en cajas de cartón, y un mensajero pasaría por ellas a la mañana siguiente. Todo por 4000 Yenes por bici, unos 60 euros en total!. El servicio no es exclusivo para bicis, de hecho es en principio para equipaje y maletas corrientes y el precio varía en función del tamaño (más info)

Por un lado era un descanso saber que no tendríamos que lidiar con las bicis físicamente, y que estarían esperándonos en el aeropuerto de Narita. Por otro lado, había que desmontarlas con cierta urgencia, encontrar cajas, plástico burbuja, empacarlas, sellarlas... todo lo que juramos nunca volver a hacer tras descubrir la comodidad de empacar las bicis en bolsas para volar! Además, luego aun tendríamos dos o tres días en Japón... pero sin bicicletas, y con equipaje! Equipaje sin ruedas!

Aun así era la mejor opción. Ya solo quedaría decidir si nosotros volveríamos a Tokyo en tren o en bus y disfrutar de lo que quedaba de Takatsuki y Osaka.

Nos despedimos de las bicis dando un último paseo por Takatsuki, comiendo por ahí y paseando por un parque. Todo esto mientras parábamos en cada tienda de bicis a preguntar si tenían cajas de bici que pudieran donar a la causa. Algo que también juramos nunca más repetir.



mini calles




Al caer la noche, ya teníamos cajas, gracias de nuevo a la enorme ayuda de nuestros Warm Showers Dan y Chris (thanks so much, guys!). Comenzamos a desarmar las bicis, había que desmantelarlas bastante para que entraran en sus cajas: ambas ruedas, guardabarros, pedales, manillar, cables eléctricos... todo había de quedar compacto, atado y protegido. Siempre hay un pedal que no sale, siempre! Y no es por aquello de que uno de los pedales siempre tiene la rosca en sentido contrario, eso ya se sabe! Pero igualmente, siempre me encuentro con un pedal atascado que se niega a dejar la biela. Y esta vez fue de mi bici. La de Ester quedó bastante reducida con facilidad.

Para relajarnos y despedirnos, esa noche cocinamos nosotros para nuestros anfitriones que confesaron ser fans de la comida mexicana. Siendo Japón un país de pescado fresco, decidimos preparar Pescado a la Veracruzana y arroz blanco estilo mexicano. Todos los ingredientes fueron fáciles de encontrar y el bacalao fresco estaba estupendo! La cena fue un éxito!

A la mañana siguiente terminamos de empacar. Nunca pude sacar el pedal atascado, pero logré empacar la rueda con él en medio. Aprovechamos las cajas para deshacernos de algo de ropa sucia que sirviera también para proteger las bicis. Cascos y sleeping bags en las cajas también. La idea era que tal cual como viajarían por mensajería, irían luego a la carga del avión; y ya que tanto aerolínea como mensajería cobran "por bici", o mas bien "por caja", pues que cunda! Quedaron dos cajas de buen tamaño, suficientemente ligeras para levantarlas uno solo. Al poco rato llegó el mensajero, llenó las formas y cargó las dos cajas en su mini camión. Y así en un momento, con un par de firmas, terminó casi un mes de aventura en bicicleta.





Terminamos de empacar nuestras ahora inútiles y estorbosas alforjas, tan incómodas de cargar a mano. En total 6 bultos que sumaban quizás 30 kilos entre todos, pero que fueron bastante incómodos de cargar hasta el tren. En cuestión de minutos estábamos ya llegando a Osaka.

Nos despedimos de nuestro Warm Shower y amigo, Daniel, que seguiría en el metro de Osaka para visitar a un amigo. Arrastramos las alforjas y mochilas hasta nuestro hotel e hicimos el check in. Nos quedaban unas 60 horas en Japón...

No hay comentarios:

Publicar un comentario